Blog

Pitufo Filósofo

Posted on December 20, 2020 at 5:15 AM

¿Por qué se señala a Salvador Illa como filósofo para ilustrar lo denigrado que está el cargo de Ministro de Sanidad? ¿Es que nadie pensó en los filósofos? Se supone que las credenciales de este sujeto son insuficientes para ejercer el cargo. ¿Acaso las que tiene lo son para ser llamado filósofo con esa ligereza? ¡Pobrecito Ministro! ¡Y paupérrimos filósofos!




¡Ojalá este salvador aislado (el nombrecito ya se las trae...) fuera filósofo! ¡Ojalá el Ministro de Sanidad fuera un cínico de la escuela de Antístenes y no de Pinocho! Si fuera filósofo, al menos sabría que la Ética es, desde Aristóteles hasta G. E. Moore, algo más que una técnica de marketing para vender buena imagen. Sabría que sus evidentes mentiras dinamitan los tres axiomas de la Lógica más elemental. Sabría que la Silogística para hacer obligatorias las mascarillas, también sirve para hacer obligatorias las camisas de fuerza o los embudos como sombreros preventivos. Sabría que ante la Deontología, como ministro, sólo le resta meterse un buen cicutazo por corromper a los jóvenes, en especial, a los que pensaron alguna vez en estudiar Filosofía.


Porque esa es la verdad que nadie se atreve a decir: Salvador Illa no es un filósofo sino otro Licenciado en Filosofía más, que hizo ese curso superior para cubrir el expediente de acceso a la plataforma nepotista de enchufes institucionales del politiquismo profesional. En España, tanto en Barcelona como en Madrid, los niños-bien tienen que hacer alguna carrera cuando crecen, para que no se diga, cuando empiecen a medrar en un partido político o en algún organismo de origen chungo (ONG´s, think-tanks raros, observatorios…;). Una de las licenciaturas más prácticas y sencillas para esta pija funcionalidad, es la de Filosofía, como muestra por ejemplo, la sexi amazona hípica Clara Serra y algunos cargos de Podemos Madrid, no sé a estas alturas si errejonistas o rejoneadores. En la Barcelona de Illa, ocurre lo mismo con los señoritos de la burguesía endogámica del PSC, que tienen derecho de pernada y de cota en cualquier gobierno socialista que haya en Madrid. Salvador Illa no es sino parte de la dote y de esa cota en el ejecutivo de Pedro Sánchez. Salvador Illa tiene de filósofo lo que Irene Montero tiene de psicóloga, lo que el Gran Wyoming tiene de médico, y lo que yo tengo de correcto político.


¿Hasta cuándo vamos a seguir fingiendo que una titulación universitaria en España tiene algún valor? ¿Por qué seguimos dando prestigio a ciertos diplomas que sólo certifican unas buenas juergas durante el año Erasmus? ¿Es que ningún niño va a señalar al rey desnudo? Quizás sea porque todos tenemos alguno de esos diplomas; todos nos vestimos con tela invisible. Yo conozco a un Doctor en Arquitectura que jamás ha construido una casa, ni sabe cómo rayos se hace eso. Dicho por él mismo. Conocí de forma íntima a una Filóloga de Lengua Inglesa que jamás había leído un libro entero en veintiséis años de vida, ni de inglés, ni de español, ni de colorear. Lo sé porque, incomprensiblemente, sacaba pecho de ello; y porque lo vi con mis propios ojos: su pecho y la ausencia absoluta de libros en la alcoba. Conozco a un Licenciado en Química al que enseñé a extraer psilocibina de un hongo, e incluso aislarla rudimentariamente con instrumental más propio del quimicefa. Ustedes también conocen casos así; no se hagan los longuis.


¿Hasta cuándo vamos a seguir sin aceptar que el mismo nivel de corrupción de la política, los medios de información o la judicatura, se encuentra en la educación y en las universidades? Esto viene de lejos y de fondo; y todos tenemos responsabilidad. Por lo tanto, esta vez, sin que sirva de precedente, no culpemos a los políticos. Tampoco a los ministros. Salvador Illa no tiene la culpa de ser quien es. La otra filósofa, Isabel Celaá, desafinada espineta de Deusto, tampoco tiene la culpa. Tampoco la tiene el Ministro de Universidades, al que al no recordar su nombre, llamaré Don Pimpón, que se le da un aire.


Pitufo Filósofo, Sexi Amazona, Don Pimpón... Como ven, yo siempre haciendo amigos, incluso a un mes de volver a España. ¿Me dejarán entrar en el país esta vez?


Categories: None