Blog

Praxis de los Teóricos de la Casualidad

Posted on November 19, 2020 at 10:15 AM

Seamos francos: los teóricos de la conspiración nunca significaron algo relevante. Nunca supusimos una amenaza: cuatro gatos que ni se ponen de acuerdo en si la Tierra es plana, hueca, cóncava o convexa. Demasiado Internet, muchos Doritos, poco músculo, casi sin testosterona, y nada reseñable de valor en esta Nueva Normalidad de 2020.


Algo bien distinto suponen ser los Teóricos de la Casualidad, un verdadero ejército de guerreros anónimos, que han ido creciendo a lo largo del siglo, y que ya hoy pueden proclamarse vencedores, al modo Joe Biden. El éxito incontestable de los Teóricos de la Casualidad reside en pasar a la práctica inconscientemente: en un mundo en el que todo lo que ocurre carece de causas, resulta absurdo teorizar nada; la práctica sale sola, haz lo que hagan los otros. When in Rome, do as the Romans do. Todo en la vida, en la sociedad, en política, se hace a voleo. No es que Dios juegue a los dados con nosotros, es que juega a los bolos y tú eres un bolo. Nunca ha existido un velo entre la verdad y lo aparente. Lo que vemos es lo único que existe y esa manía de algunos en buscar tres pies al gato, tiene que ser erradicada como eso mismo, como manía, como enfermedad del alma, como locura. No importa si al gato le amputaron una pata tras ser atropellado. Déjate de rollos; no me líes, que te conozco.


Y aunque los Teóricos de la Casualidad no necesitan (necesitamos, pues me he cambiado de chaqueta) ningún manual práctico para algo que nos sale solo, aquí comparto el Pentálogo de Praxis de la Logia de los Teóricos de la Casualidad:



1. Nada de lo que ocurre en este mundo puede huir de una explicación simple perfectamente satisfactoria. Por lo tanto, el primer análisis y el más sencillo es el válido. El único válido, el primero, el que reduce cualquier hipótesis a polvo. Defiende esa explicación con uñas y dientes. Por otro lado, no resulta conveniente que esa explicación sea tuya. De hecho, a ser posible, mejor repite las explicaciones de otros Teóricos de la Casualidad, antes de dar tu propia explicación de un hecho. El pensamiento genuino resulta de muy mal gusto, y sólo sirve para demostrar tu ignorancia. La verdad se define a través de su repetición: cuantos más Teóricos de la Casualidad participen, más certeza redundante tendremos de lo cierto.


2. Apóyate en autoridades de postín seguidas por cualquier palabreja que huela a científico. Se valorarán los epítetos con sufijo -logo, -loga, –logía. Por ejemplo, "Biólogo", hoy en día, gusta bastante. Eso sí: evita abrir tú mismo un libro de Biología en tu vida, no lo hagas jamás, no es necesario leer… pero no olvides repetir lo que dijo el biólogo de aquel video de Youtube, o lo que dice tu amiga Charo, que además de trabajar en el Hospital sabe muchísimo. Entonces, si alguien te cuestiona, le dices: “Lo dijo un cualquiercosálogo, y punto.”

 

3. Recuerda que las fake news son las mentiras que explayan los enemigos Teóricos de la Conspiración, hatajo de imbéciles que creen que el hombre jamás llegó a la Luna o que Jesús se aparece en una mancha de humedad en el techo. Los massmedia, por su profesionalidad periodística intachable, nunca van a caer en las fake news. Ellos se dedican solo a las news, las noticias a palo seco. Y todo lo que no muestran como new, pues no es noticia y no existe. Las colas del hambre en España, no existen. Millones de personas navegando en la pobreza hacia la miseria, no existen. Los masivos movimientos migratorios que están modificando radicalmente nuestra sociedad, no existen. El aumento de la delincuencia, no existe. La corrupción, los crímenes de estado, las operaciones de Inteligencia, no existen. El colapso del sistema financiero, de la seguridad social, de nuestra civilización, no existen. Todo eso, no es que no sean fake news, es que ni si quiera llegan a la categoría de new. No existe.

 

4. Para aquellos que hablan de esos elefantes blancos, unicornios, quimeras, bichos de siete cabezas… tenemos que dedicar una estrategia beligerante de neutralización. La primera es ignorarles: basta con dejar que el Teórico de la Conspiración vuelque su odio en los otros tres gatos que lo escuchan. Por ejemplo, si lo que dice sólo aparece en una web sin visitas como esta, no hay problema. Pero si con ignorarle no basta, la estrategia a seguir será la ridiculización. El propio léxico e imaginario de los Teóricos de la Conspiración te van a ayudar a ello: extraterrestres, la Tierra Plana, los Illuminati, platillos volantes… todo eso te va a permitir desprestigiar al Teórico de la Conspiración con el mínimo esfuerzo. Pero si, ni con esas consigues silenciarle, y el muy pesado insiste, erre que erre, con argumentos, documentación, libros publicados… entonces corta por lo sano y acúsale de cualquiera de estas cosas, que no falla: extremaderecha, negacionista, fascista, machista, antisemita, conspiranoico, terrorista, radicalizado, discurso de odio, violento, antivacunas… llámale lo que más rabia te dé.


5. Finalmente entiende de una vez por todas que, al no haber causa en nada de lo que sucede, tú no tienes ninguna responsabilidad en ello. Llevar a la práctica la Teoría de la Casualidad, es liberarse de cualquier conciencia o responsabilidad individual. Puedes votar a quien quieras, las veces que quieras, a sabiendas de las mentiras y crímenes que tus políticos hayan cometido. Apóyales sin responsabilidad, sin condiciones. Defiéndeles en las redes sociales y en las tertulias como si fueras su doberman. Puedes trabajar en la empresa que quiera que te pague. Puedes ver la televisión que quieras que te mienta. Puedes colaborar en cualquier causa a la que te lleve la corriente, el feminismo, el independentismo, el antifascismo, el lgbtismo, el antirracismo, el ecologismo, el veganismo… lo que sea más cool en el momento. Al carecer de causa cualquier acto, recuerda que desaparece la responsabilidad en los tuyos. Es decir, puedes seguir con tus contradicciones: quemando comercios de negros en nombre de BlackLivesMatters, llevando a hombres inocentes a la cárcel en nombre del Ministerio de Igualdad, hundiendo pequeñas empresas locales en nombre del Calentamiento Global, destruyendo a personas, apedreándolas, en nombre del Antifascismo y la Paz, robando los ahorros de los trabajadores en nombre de la Izquierda y la Justicia Social, organizando pucherazos y fraudes electorales en nombre de la Democracia… La Praxis de la Teoría de la Casualidad concede poder ilimitado.


Recuerda siempre que a nosotros, los Teóricos de la Casualidad, todo nos está permitido. Porque todo lo que sucede es por acaso, y el acaso está de nuestra parte. Por eso, nuevamente, hemos vencido. Y por eso, venceremos siempre.

 

Categories: None