Crónicas

Crónica de una Segunda Muerte Anunciada

Posted on October 1, 2020 at 1:10 PM

Continúo con mi labor intrusa como periodista, en esta ocasión, aún más atípico: redactaré una crónica de lo venidero. Como periodista y no como adivino, falsísimo profeta o pitoniso de la conspiranoia, digo, pues los dos únicos fundamentos para argumentar esta crónica, son el mero sentido común y la pura observación. Si algo ocurre una vez, ocurrirá otra en esas mismas circunstancias. Y si eso mismo acontece en varios países, absolutamente nada nos lleva a pensar que Spain is different . No al menos, en este caso, de forma positiva: España es el peor país del mundo para vivir este año 2020 y el próximo 2021.


España sufrirá una segunda edición del genocidio reportado en la crónica pasada. Presumiblemente será antes que aquel Abril fatídico de 2020. Según mis cálculos, los momentos más dramáticos se vivirán en Enero/Febrero de 2021 (luego explicaré por qué ) . Y aunque no tengo ni la más remota idea de cuán grave será esta nueva oleada de genocidio eutanásico, será lo suficiente para poder convencer de la vacunación transgénica obligatoria a más de 46 millones de españoles. O al menos, intentarlo antes de legislar al respecto.


La segunda oleada de muerte ejercerá de pistola en la sien de todo un pueblo ya harto de que se le culpabilice de su desgracia. Sólo así, hastiado y avergonzado, se puede obligar a un pueblo entero a jugar a la ruleta rusa de AstraZeneca, y después exigir que den las gracias por ser esterilizados o muertos, con aplausos o con el voto. La falta de disciplina social, la irresponsabilidad sanitaria, la violación de una cuarentena eterna, las aglomeraciones durante la campaña comercial de Navidad, las reuniones familiares, los cotillones… todo eso, en definitiva, servirá al primer ministro de la tanatocracia española, Pedro Sánchez, para evadir (de nuevo) su culpa en un crimen de lesa humanidad, y al mismo tiempo, someter a la población española bajo su voluntad y la de sus amos. ¿Cuál es esa voluntad? De forma clara y concisa: introducir en el cuerpo de millones de ciudadanos una nueva vacuna de biotecnología inédita con ARN modificado sintéticamente. La vacuna del Covid-19 resulta el fin que justifica este macabro medio.


Después de definir el qué (una segunda oleada de genocidio eutanásico en las residencias de ancianos y hospitales españoles) y el porqué (para poder forzar, tanto social como legalmente, una vacunación masiva obligatoria), expliquemos el cuándo. El proceso de muerte sistematizada en España empieza exactamente hoy 1 de Octubre y llegará a su máxima expresión en los meses de Enero y Febrero. Expliquémoslo con la observación de estos dos factores y la comparación con los casos brasileño y chino respectivamente.



LA CAMPAÑA DE VACUNACIÓN DE LA GRIPE Y EL CASO BRASILEÑO


Existe una relación estadística evidente entre la cobertura de vacunación de la gripe estacional y la mortalidad por Covid-19. En España, el estudio realizado por doctores del Hospital de Barbastro incluso afinó esa relación con una vacuna antigripal en concreto ( Chiromas® ) y su adyuvante Polisorbato 80, suministrada principalmente a los ancianos y personal sanitario.


Esta relación consecuente entre campaña de vacunación antigripal y explosión de mortalidad por Covid-19 se hizo aún más evidente en Sudamérica durante el otoño y el invierno australes. El calendario de vacunación de la gripe coincidió con una cuarentena global forzada cuando aún no había muertos por Covid-19. Tomando como ejemplo el caso brasileño, la campaña de vacunación de la gripe empezó el 21 de Marzo de 2020, justo cuando se exigía el stay at home/fique em casa desde la OMS. Y así de absurdo fue: mientras las autoridades sanitarias recomendaban a los ciudadanos que no salieran de casa para evitar un virus que aún no había matado a nadie, se les instaba a hacer una excepción y romper la cuarentena para ir a vacunarse contra la gripe. En el caso de Sao Paulo, durante la última semana de Marzo se vacunó a mayores de 65 años y personal sanitario, prolongando la campaña hasta el 9 de Mayo con el resto de la población. Mientras la esperada y temida pandemia no acababa de llegar a Brasil durante el otoño austral, la población era vacunada contra la gripe en plena cuarentena. Las consecuentes explosiones de muerte de Covid-19 se dieron 3-4 meses después, durante los meses de Julio-Agosto, de forma inexplicable desde un punto de vista epidemiológico, alcanzando los 100.000 muertos en la primera semana de Agosto tras llegar a su máximo de bajas diarias durante el mes de Julio. Y esta correlación consecutiva de 3-4 meses entre campaña de vacunación y muerte masiva en residencias y hospitales en Brasil y otros países sudamericanos, es lo que me lleva a afirmar que en el invierno boreal español ocurrirá un fenómeno parecido tras la campaña de vacunación de la gripe estacional que empieza en este mes de Octubre.


La campaña de vacunación antigripal española es equivalente a la brasileña en 3 puntos:


1) Se anticipa convenientemente 4-6 semanas antes de lo habitual en otros años.

2) Se inicia en una absurda situación de cuarentena injustificada, con los hospitales vacíos de enfermos de covid-19 y una mortalidad bajísima o nula.

3) Se inicia con la obligatoriedad de hecho para ancianos en residencias y personal sanitario.





El Ministro de Sanidad (y estudiante de Filosofía, sí, como lo oyen… ) Salvador Illa espera vacunar a 5 millones de españoles gastándose más de 3,2 millones de euros durante los próximos 3 meses. Por supuesto, muchas de esas vacunas se las tendrá que comer con patatas, pues la población en general rechaza instintivamente las campañas de vacunación promovidas por fulanos de la ralea de Sánchez o Illa. Sin embargo este comité de zumbaos que es el Ministerio de Sanidad estima dar una cobertura del 75% a mayores de 65 años y del 60% al personal sanitario. No se lo creen ni ellos… pero en el alcance parcial o total de esos objetivos reside la consecuente levedad o gravedad de esta segunda entrega del genocidio eutanásico de nuestros padres y abuelos.

 


LAS ESTACIONES BASE DE COBERTURA 5G Y EL CASO CHINO


El creador de la Medicina Antroposófica, Rudolf Steiner, fue el primero en advertir la relación de los avances tecnológicos que variaban abruptamente el campo electromagnético y la irrupción de diferentes epidemias. El comprobado impacto de la radiación electromagnética en la membrana celular y en el equilibrio general de esta, hizo que Doctores PhD de las más prestigiosas universidades del mundo firmaran en 2017 el 5G Appeal, una petición de moratoria de la implementación de la 5G, tecnología clave en este nuevo paradigma industrial de robótica, Internet of Things, Big Data y, en última instancia, transhumanismo.


En ese contexto, China sacó ventaja en esta nueva revolución industrial durante el año 2019. El gigante asiático fue la primera potencia en establecer una infraestructura 5G completa y disponible en la provincia de Hubei, en el centro del país. A lo largo de 6 meses, China Telecom logró instalar cerca de 5.000 estaciones base desde Junio hasta Diciembre de 2019, siendo Octubre el mes de más importancia en esa implementación. Sólo durante ese mes se activaron 1.580 estaciones de tecnología 5G en su capital, Wuhan. Un trimestre después, la ciudad experimentaría un brote mortal de una nueva y rara enfermedad del que no se dispone de datos fiables de ningún tipo. Se estima que entre 4.600 y 300.000 ciudadanos chinos fallecieron entre Diciembre de 2019 y Febrero de 2020.


En la segunda mitad de 2019 (especialmente en Octubre) se hizo en Hubei (China) lo que en la segunda mitad de 2020 (especialmente ahora) se está haciendo en España: implementar 5G en todo su territorio. En el caso español, la empresa Telefónica enciende su red 5G en fase experimental (5G NSA y DDS) en el mes de Septiembre para desplegar inmediatamente (ahora mismo en Octubre) una cobertura del 75% de la población española y una masiva construcción de estaciones-base en las principales ciudades. Los objetivos de China Telecom en 2019 son exactamente los mismos que los de Telefónica en 2020: dar una cobertura 5G a la mayoría de la población hasta final de año, sin ningún tipo de debate ni cuestionamiento sobre la seguridad de esta tecnología y su impacto en la salud.





A través de estos dos factores (campaña de vacunación de la gripe e implementación de 5G) y sus comparativas con dos casos paradigmáticos (Brasil y China) se infiere que la verdadera “segunda ola” española de Covid-19 no resulta ser esta farsa insostenible de números trampeados por positivos de test PCR y hospitales incluso más vacíos de lo habitual. La segunda entrega de este genocidio anunciado se desarrollará a principios del año 2021, y el gobierno español (que ni es gobierno ni español, sino un politburó globalista) hará coincidir los momentos más dolorosos de la crisis sanitaria, con la llegada mesiánica de la vacuna transgénica de ARN Covid-19, que se suministrará a lo largo de un interminable 2021. Por muy sumisa y aborregada que se encuentre la población española, será necesaria una “segunda ola” pandémica para convencer a casi 47 millones de ciudadanos de introducir en sus cuerpos un absoluto desconocido artefacto biotecnológico que, cuanto menos, causa mielitis transversa en menos de un mes. Solo así, la gente que hoy pasea relajada y tranquila sin máscara y que en Navidad intentará comprar regalos en el Corte Inglés y reunirse con la familia, implorará semanas después por una vacuna universal, avergonzados por la culpa de haber osado querer vivir en una dantesca Nueva Normalidad en la que la propia expresión de la vida es un crimen de salud pública. Y sólo así (y esto es importante), se podrá modificar el marco legal para imponer la vacunación como obligatoria a los díscolos que se resistan.


Como me consta que el que ha llegado hasta aquí en esta crónica de lo venidero, es uno de esos díscolos, dejo un mensaje clarísimo para ese lector: prepárate para una larga carrera de fondo de la que ni tan siquiera se puede decir que haya hecho algo más que empezar. Y por el amor de Dios, protege a tu familia.

 

Categories: None